¿Qué empresa comercializadora de electricidad elegir?

En el mercado, existen gran número de empresas comercializadoras de electricidad, y todas prometen ofrecernos el mejor precio, las condiciones más ventajosas y las tarifas más reducidas. Pero, evidentemente, no todas pueden ser la mejor o, al menos, la mejor para nosotros.

En el fondo, de lo que se trata, es de escoger la comercializadora que ofrezca las condiciones más adecuadas según las circunstancias personales de cada cliente. Para poder descubrir cuál es esa comercializadora ideal para ti, lo mejor será analizar distintos puntos que te ayuden a tomar la decisión adecuada.

Aunque realizar un estudio serio y profesional, es realmente complejo, vamos a mostrarte unas pautas básicas, que te aconsejamos seguir para poder hacerte una primera idea de qué puede necesitar tu hogar o tu negocio.

¿Qué tipo de tarifas te permiten escoger?

Lo primero que debes investigar como consumidor, en el momento previo a la comparación de empresas comercializadoras de electricidad, es qué tarifas plantea cada una y sus precios. Normalmente, nos encontraremos ante al menos dos tipos de tarifas, las fijas y las variables. Las tarifas fijas, ofrecen un precio uniforme de la luz durante todo el día, mientras las variables, se adaptan a diferentes franjas horarias y precios.

Debes estudiar cuidadosamente las opciones y también el uso de electricidad que realizas en tu hogar, de este modo, podrás saber cuándo se consume más, o si cuentas con la posibilidad de adaptar los hábitos diarios a una tarifa concreto para aumentar el ahorro a final de mes.

Por ejemplo, es interesante saber si se puede concentrar el máximo de consumo en unas horas concretas del día, así utilizarás en esos momentos la lavadora, la secadora, la aspiradora o los acumuladores de la calefacción. Para esta opción, podría ser muy rentable una tarifa variable.

En otros casos en los que no se tienen todos los días el mismo horario, y es complicado ceñirse a unas franjas horarias determinadas, la tarifa fija será la más adecuada.

¿Ofrecen la posibilidad de tarifas planas para facilitar la planificación de los gastos?

Las tarifas planas se han vuelto extraordinariamente populares y no les faltan motivos para ello. Sin una tarifa plana los cambios en los importes de las tarifas de la luz están al orden del día. Durante los meses de invierno, si se cuenta con una calefacción eléctrica, el consumo es mucho más elevado y el pago cuantioso mientras que en verano, tal vez se resida en una segunda vivienda y no haya prácticamente consumo por lo que se abonen tarifas muy bajas.

Con las tarifas planas se calcula el consumo anual en base a lo que se ha estado consumiendo durante los últimos años y se divide el importe entre los doce meses. De esta manera se puede fijar una tarifa plana mensual que permite pagar siempre la misma cantidad independientemente de que se consuma más o menos.

Al acabar el año si se ha pagado más de lo que realmente se ha consumido a lo largo de los doce meses, la compañía devuelve la diferencia. Por el contrario, si el consumo ha superado lo abonado, se debe de pagar la diferencia. Con un buen cálculo de las tarifas planas, estos ajustes serán mínimos, además siempre que lo consideres necesario, puedes adaptar el pago mensual.

La tarifa plana permite llevar más fácilmente la contabilidad de los gastos del hogar, con pagos idénticos cada mes y sin sorpresas que puedan causar un desajuste en la economía familiar. Por este motivo, cada vez más familias la solicitan.

¿Puedes reunir varios servicios en una sola factura?

Otro aspecto que debes tener en cuenta, y que te ayudará en el momento de llevar las cuentas, es saber si la compañía te permite reunir electricidad y gas en una sola factura. Aunque los conceptos son distintos, y el cliente puede saber cuánto gasta individualmente por cada cosa, el pago es conjunto, llega en un único recibo.

Normalmente, las compañías que ofrecen ambos servicios, cuentan con ofertas para quienes contratan los dos al mismo tiempo, un detalle, que repercute en mejores precios. Si a esto se le une la tarifa plana, llevar las cuentas es más sencillo, así que, siempre que sea posible unificar ambos pagos, será una buena idea llevarlo a cabo.

No olvides que en Grupo Solivesa, contamos con una gran experiencia asesorando a particulares y a empresas sobre qué compañía y qué tipo de contrato es mejor para cada uno de ellos. Para realizar este asesoramiento, tenemos en cuenta las condiciones particulares de cada caso, estudiamos sus consumos y tenemos en cuenta los cambios que se quieren implementar.

En base a estos datos, ofrecemos un asesoramiento profesional, para que el cliente pueda ahorrar más al cabo del año. Contacta con nosotros y te diremos todo lo que debes hacer para empezar a ahorrar en todas tus facturas.